ARTICULO SELECCIONADO: Claves para convertir las crisis laborales en motores de éxito

Pocos son los profesionales que tienen la suerte de trabajar en el empleo de sus sueños donde todo y todos funcionan correctamente.

La realidad de la mayoría de los empleados es muy distinta: empresas que limitan el crecimiento, colegas tóxicos, sueldos insuficientes, malos jefes, infraestructura deficiente, falta de oportunidades para desarrollarnos en nuestra área y un sinnúmero de obstáculos con los que nos enfrentamos diariamente y nos dejan claro que muchas veces, la vida laboral no es color de rosa.

Sin embargo, antes de quejarnos y asumir una actitud negativa ante este tipo de circunstancias, es preciso saber que cada una de ellas puede convertirse en un factor de impulso para nuestra carrera y que todas representan una oportunidad para nuestro crecimiento.

 

#1. Empresa pequeña, grandes oportunidades

En el imaginario colectivo la gente siempre sueña con formar parte de grandes empresas como Google, Microsoft, Yahoo, por mencionar algunas. Sin embargo, las pequeñas empresas son las generadoras de entre el 80% y hasta 90% de los empleos de todo el mundo.

Trabajar en una Pyme es tierra fértil para impulsar la competitividad y atraer más clientes. Además, tienes la oportunidad de dominar un espectro más amplio de las actividades del sector y ello te va brindando oportunidades de crecimiento.  

Ventajas:

- Puedes brindar trato personalizado a tus clientes

- Los procesos son más simples, menos burocráticos y más baratos.

- Puedes ofrecer mejores precios a tus clientes y ofrecerles un trato diferenciado.

- Tienes oportunidad de asociarte con otras empresas

- Los clientes te reconocerán por tu nombre y tu profesionalismo, no por el nombre de tu empresa.

- Es más sencillo explotar tus talentos profesionales en distintas áreas

 

#2. Al mal clima, buena cara

Al menos seis de cada diez trabajadores en el mundo experimenta maltrato psicológico (mobbing) en algún momento de su trayectoria laboral. Adicional a esta problemática, en el 100% de las empresas pueden vivirse conflictos laborales causados por colegas tóxicos o choques de personalidad entre los trabajadores.

Aún cuando el entorno laboral sea malo, ofrece algunas ventajas que te ayudan a interrelacionarte.

Ventajas:

- Aprendes y desarrollas el uso de la inteligencia emocional tanto para las situaciones laborales como para las situaciones de índole personal.

- Te ayuda a fortalecer tu creatividad para crear mejores estrategias de comunicación asertiva

- Actuando como mediador de los conflictos puedes asumir una posición de coaching y de liderazgo que mejore la productividad

- Estrechas las relaciones entre colegas afines y agudizas tus habilidades en el manejo de crisis

 

#3. Malos jefes, subrodinados líderes

Una realidad constante en las empresas es que las posiciones de liderazgo están en manos de las personas equivocadas que en lugar de promover la productividad, obstaculizan el crecimiento de los empleados.

Ventajas:

- Puedes alinear tus metas con las de tus colegas y crear estrategias de competitividad que te posiciones como líder de grupo

- Fortaleces tus habilidades para la toma de decisiones

- Incrementas tu capacidad de comunicación y la orientas para el cumplimiento de objetivos

 

Dice la sabiduría popular que “la crisis es oportunidad” y es cierto. Cada situación adversa es un escenario que enfocado de manera positiva, puede convertirse en un área de crecimiento. Así que toma el control y aprende a transformar las desventajas, en motores para el éxito.