· 

Por un país distinto

Llega la época de navidad, y las cadenas de saludos, felicitaciones y buenos deseos se convierten en cotidianos en los correos electrónicos, redes sociales, mensajes de texto, emisoras, y en general en los medios de comunicación.

 

Por supuesto, no hay nada mas grato que recibir una nota o mensaje de algún amigo de quien hace tiempo no teníamos noticias. Y como segunda etapa vendrán los buenos augurios para el año que viene, sumado a la interminable lista de proyectos y buenas intenciones a desarrollar a partir del 1 de enero del siguiente año. La pregunta es: ¿Cuántos de esos buenos deseos no han quedado en eso (buenas intenciones) a lo largo de los años?

 

Hoy quiero aprovechar la reflexión de Mafalda para pensar un poco en lo que podemos hacer para convertirnos en agentes transformadores de nuestro entorno y nuestra sociedad. Para que tomemos conciencia que efectivamente es nuestra responsabilidad el poder empezar a marcar una diferencia.

Alguien podrá decir que “una sola golondrina no hace verano”; pero algo absolutamente cierto es que si no damos el primer paso menos se dará el segundo.

¿Cuál es ese paso? Depende de cada uno; puede ser la sencilla decisión de no ser intolerante al conducir o no seguir sacando la basura fuera de los horarios de recolección; tal vez el no sacarse los materiales de la oficina para uso en el hogar; tal vez el moderar el lenguaje y la actitud con nuestra pareja. Para otros el sembrar en alguien necesitado (y no me refiero únicamente a dinero, una sonrisa, el escuchar y dar un consejo sabio, o el brindar una opción de trabajo). Tal vez algo más complejo como el revisar, analizar y decidir por un programa de gobierno coherente y de beneficio para el país.

 

 

Lo importante es no quedarnos esperando a que sean otros los que den ese primer paso, no quedarnos desde la comodidad de nuestra casa, o detrás de las redes sociales, únicamente criticando que nadie se levanta para generar un cambio. En esta época de navidad que tal si tomamos la decisión de levantarnos y dar cada día un paso Por un país distinto?